Las alarmas con control domótico son el futuro de la seguridad

La definición de la palabra domótica podría ser: conjunto de técnicas orientadas a automatizar una vivienda que integran la tecnología en los sistemas de seguridad, gestión energética, bienestar o comunicaciones. El control domótico de los hogares es, a día de hoy, una realidad. Poco a poco, gracias a la instalación de internet en las casas podemos controlar los diferentes aparatos electrodomésticos por control remoto. Las distintas aplicaciones que existen, para casi todo lo que se nos ocurra, han permitido facilitarnos la vida y poner a disposición de la mayoría de la gente unos servicios hasta ahora impensables.
Persianas que se abren y cierran en función de la luz que entra por la ventana, lavadoras que se ponen en funcionamiento a una hora determinada, la calefacción que se desconecta porque la temperatura ha subido son algunas de las prestaciones que tenemos gracias al control domótico de nuestro hogar. Las empresas de seguridad más vanguardistas y a la cabeza de la implantación de la tecnología en sus dispositivos han visto las ventajas que pueden aportar estos avances a sus sistemas. Así, las nuevas alarmas no solo protegen de posibles intrusiones a sus usuarios sino que también, gracias a la instalación de diferentes sensores nos avisarán de fugas de agua, incendios, etc.
Las cámaras de vídeovigilancia nos darán información en directo de todo lo que ocurre en nuestro hogar o negocio. Una sencilla aplicación para móvil o tablet nos permitirá ver, escuchar y controlar todos las funciones de nuestra alarma desde cualquier lugar del mundo donde nos encontremos. Las alarmas con control domótico son el futuro de la seguridad y ayudarán a que nuestros hogares sea más seguros. Estos sistemas de protección cuentan con la gran ventaja de no requerir obras para su colocación ya que están basados en dispositivos inalámbricos.
El control domótico también puede ayudarnos a prevenir robos o intrusiones en nuestros domicilios, locales comerciales, naves, fincas, segundas viviendas, etc. Por control remoto podemos encender y apagar luces, subir y bajar persianas o activar algún aparato o electrodoméstico para simular presencia en lugares donde en realidad no hay nadie. Muchas veces este tipo de medidas suelen ser suficientes para evitar que los intrusos accedan a nuestra propiedad. Las bandas de delincuentes prefieren entrar en lugares donde saben con certeza que no existe seguridad de ningún tipo para no ser descubiertos.

Etiquetas: , , , , ,
Post Anterior

Aquí tienes todos los consejos de seguridad para descansar

Post Siguiente

El detector de humo puede ser un elemento imprescindible en tu hogar