Te explicamos cómo funciona una Central de Alarmas por dentro

La función principal de la Central de Alarmas de una empresa de seguridad es la recepción y gestión de las señales que emiten las alarmas a ella conectadas. Los saltos de alarma se reciben en la Central de Alarmas automáticamente, y son valorados y verificados por expertos formados para responder adecuadamente en todas las situaciones de peligro o emergencia que puedan surgir y tomar las medidas adecuadas a cada circunstancia, según los protocolos establecidos.
Por lo tanto, los cometidos de la Central de Alarmas son los siguientes:
– Recepción y verificación: la Central de Alarmas, cuando recibe una señal de intrusión, efectúa las comprobaciones necesarias. Estas pueden ser: llamar al cliente, a otros contactos asignados con anterioridad, escuchar a través del panel de control lo que sucede y, gracias a las cámaras de seguridad instaladas en los lugares protegidos, ver si realmente hay peligro. En el caso de verificar el suceso como real es decir, robo, atraco, fuego, sabotaje, alerta médica etc. llamará a la Policía o a los servicios de emergencia que corresponda. Algunas empresas de seguridad envían también un vigilante privado que gestionará la incidencia conjuntamente con la Policía y restablecerá el sistema de seguridad nuevamente antes de abandonar el lugar.
– Televigilancia: desde la Central de Alarmas se puede realizar una tarea de vigilancia de cualquier lugar que se desee. Los profesionales de la central desde sus propios monitores pueden ver en directo todo lo que sucede en los lugares que queramos proteger, por supuesto, siempre que tengan cámaras instaladas con sus sistema de seguridad. Estas imágenes quedarán registrada en el disco duro de la Central de Alarmas y servirán como prueba para la Policía en el caso de intrusión. También se pueden solicitar a la hora de pedir al seguro el pago de los daños ocasionados.
– Telecontrol: El servicio de telecontrol a distancia permite la activación y desactivación de los sistemas de alarma, detectores de incendio, equipos de energía, sirenas y sensores de alarma en el caso de que sea necesario.
– Actualizaciones bidireccionales: a petición del cliente pueden conocer el estado de la instalación de seguridad y actuar sobre el sistema, en función de las necesidades puntuales.
– Cada gestor de la Central de Alarmas está preparado para analizar la situación, tomar decisiones y hacer un seguimiento exhaustivo de la incidencia: contactar con el cliente implicado para comprobar su estado y acompañarlo hasta que el problema se resuelva y la seguridad haya sido restaurada.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior

¿Qué es un sistema de cámaras de circuito cerrado?

Post Siguiente

Evita el método del butrón con una buena alarma