Obama incentiva a las empresas estadounidenses a compartir información para protegerse

Empiezan las campañas electorales y cada candidato decide dónde tirar sus fichas. El 13 de febrero se celebró la Cumbre de Seguridad en Silicon Valley, donde Obama dio un avance sobre su discurso electoral, facilitando propuestas de protección frente a los ciberataques. Algunas de ellas serán las de legalizar la persecución de “botnets” o vedar la venta de “spyware” o programas espía. Además se acentuó la importancia de la transparencia de información a la hora de sufrir un ataque, para que pueda saltar la voz de alarma y dar la oportunidad de protegerse frente al exterior.

Hasta aquí, la estrategia de protección para las empresas. Pero no debemos olvidar que fue en este 2015, cuando Obama dio el visto bueno a las sanciones contra Corea del Norte sin tener pruebas concluyentes (internacionalmente visibles y homogéneamente aceptadas) sobre el ciberataque que sufrió Sony debido a la polémica película.  Y es que, por medio de ésa táctica americana, se intenta responder a “las acciones y políticas provocadoras, desestabilizadoras y represoras”. 

Haciendo un poco más de memoria, viene a la mente cómo los países europeos que figuraban dentro de la lista de “objetivos interesantes” de la CIA fueron el blanco para espiar todos los movimientos. Cuando se tuvo que responder ante semejante violación de privacidad, la razón fue elemental: se nos espiaba para asegurarse de que no estaban siendo espiados. Estaban protegiendo a sus ciudadanos. Chocante pero nada raro viniendo de un país donde las armas de fuego están legalizadas para protegerte de tu vecino y donde las previsiones de muertes por disparos se prevén de un total de 33000 (superando las muertes por accidentes de tráfico).

Mientras tanto, en nuestro viejo continente, la Comisión de Seguridad de las Redes y de la Información de la UE trabaja por dar con la medida acertada para controlar los riesgos de seguridad y dar a conocer a las autoridades nacionales información sobre los últimos incidentes ocurridos por filtraciones de datos. Además se busca la conciliación, el desarrollo de productos de seguridad cibernética e incrementar las inversiones en I+D+i. Así se espera modelar la forma ideal para la protección y la lucha contra los ataques cibernéticos pero, a diferencia de otros continentes, teniendo en cuenta a los demás y comprendiendo que hasta los derechos de expresión no son sólo la libertad para provocar sino también la responsabilidad de respetar.

Post Anterior

Éstas son las claves de ciberseguridad en la banca Española

Post Siguiente

Los polígonos industriales refuerzan la seguridad para evitar robos